archivo

Archivo de la etiqueta: presente continuo

1

Maestro Nacional, aprendiz de guitarrista flamenco, dibujante, acualerista, voyeur y sobre todo persona, Nazario Luque (Castilleja del Campo, Sevilla, 1944), es una de las figuras más representativas de la Barcelona Canalla de la Transición. Icono de la libertad sexual, en sus cómics supo reflejar los anhelos de toda una generación de marginados y parias que a la represión oponían hedonismo. En las siguientes líneas charlamos con él sobre su obra y el sentido de la vida.

Read More

190

FERNANDO MILLÁN > Frágil. Una palabra que vale para cien imágenes

Galería Weber-Lutgen – Sevilla
Hasta el 4 de diciembre de 2015

Corrían los años sesenta en la España gris y sin libertad de la dictadura, cuando el poeta experimental Julio Campal (Montevideo, 1933) llegó a Madrid. La aparición del uruguayo supuso un fuerte estímulo para el desarrollo de la poesía visual en nuestro país. En 1963 impulsó la creación del grupo `Problemática 63´ donde, entre otros, iniciaría su andadura poética y plástica un jovencísimo Fernando Millán (Jaén, 1944). Tras esta experiencia, Millán participó en 1968 junto a Jokin Díez, Juan Carlos Aberasturi, Enrique Uribe y Jesús García Sánchez en la fundación del `colectivo N.O.’: un referente del arte de vanguardia español, que supo usar de forma consciente el potencial de los medios de masas como formadores de la cultura estética contemporánea.

Read More

182

ELTONO > Aléas
 Delimbo Gallery – Sevilla
Hasta el 16 de enero de 2016

Desde que a inicios de los setenta Taki 183 comenzara a difundir sus tags en Nueva York mientras repartía comida rápida, la práctica del street art ha estado vinculada al deambular errático por la ciudad y a la convivencia con elementos fuera del control del autor. Años después, cuando en la década de los ochenta la introducción de la pintura en aerosol puso de moda pintar las chapas de los vagones del metro neoyorkino, gente como Super Kool 223, Phase II o Pistol debieron hacerse cargo de molestas reglas implícitas en su juego ilegal: horarios de los trenes, trayectos, cámaras, vigilantes, etc. A veces era imposible no incurrir en algún error y alguien daba con sus huesos en comisaría, gajes del oficio.

Read More