PANDEMIA // El caso del covid19

Quizás, por vez primera todo corazón humano sienta un mismo terror, la sombra de un enemigo invisible con apariencia de castigo divino. El final de la pandemia nos es una fecha desconocida. Pero es bien seguro que finalizará y es probable que tras esta ola oscura todo sea completamente diferente. Nuestras sociedades enfrentan la pandemia con los medios a nuestro alcance, que no son pocos, hace cien años un virus de estas dimensiones habría provocado un daño infinitamente mayor a estas alturas. Nuestras sociedades disponen de técnica para estudiarlo, conocer sus debilidades, sus fuerzas y de esa forma, tarde o temprano desarrollar una cura. Eso va a ocurrir, aunque quizás llegue a un mundo más desconectado y pobre.

22-las-pandemias

Ahora bien, ¿conocemos el por qué de esta epidemia?, ¿disponemos de un relato adecuado para situarnos con confianza ante esta crisis? Si uno mira a su alrededor la primera impresión es la de “cada loco con su tema”. Cada grupo de poder, cada ideología, cada comunidad ofrece sus propias versiones, que más que relacionadas con la verdad están ligadas al propio monólogo ensimismado que tienen de sí mismas, demostrando aquello de que “si sólo dispones de un martillo verás todos tus problemas como clavos”. De este modo, para los rivales de China el origen del virus es la propia China en un sentido casi de conspiración. Y los chinos se defienden de la calumnia insinuando que quizás el virus proceda de instalaciones extranjeras…

Por su parte, quienes viven más profundamente apegados a la sociedad como espectáculo de conspiraciones, ven detrás del virus una confabulación del Nuevo Orden Mundial, de poderes siniestros, que plantean generar una tiránica sociedad a través de golpearnos secretamente con un patógeno, que ofrece a los estados la posibilidad de generar la antesala de una dictadura policial global. Si bien estos posicionamientos irán in crescendo a medida que el aislamiento vaya haciendo mella en nuestros espíritus, ponen de relevancia un fenómeno curioso: ante el desastre siempre tendemos a generar una explicación desde nuestros propios esquemas, percatándonos rara vez de que nuestros esquemas son limitados y carecen de potencial para dar una respuesta coherente a hechos de esta magnitud.

La oficialidad culpa a los infectos mercados de animales salvajes disponibles para el consumo humano en China. Parece verosímil, pues hasta donde puedo saber, este virus tiene un origen zoomorfo. El problema de la teoría oficial,  – que abrazaré por la sencilla razón de que me parece la más verosímil y coherente con el desarrollo caótico de los acontecimientos -, no es tanto situar el origen del virus en un momento concreto: el consumo de carne de murciélago, serpiente o pangolín, sino en presentar la epidemia como un evento excepcional. Aquí es donde, con toda humildad y reconociendo que lo que viene ahora es simplemente una reflexión limitada desde mi lugar en el mundo, me distancio o amplio esta descripción de los hechos.

ante el desastre siempre tendemos a generar una explicación desde nuestros propios esquemas, percatándonos rara vez de que nuestros esquemas son limitados y carecen de potencial para dar una respuesta coherente a hechos de esta magnitud.

A todas luces, el desarrollo de la pandemia está en relación directa con nuestros modos de vida. China es la fábrica del mundo, eso implica que tiene un tráfico de personas y mercancías que alcanza todo rincón del globo, por lo tanto, es lógico que cualquier infección nacida en sus ciudades industriales haga una vuelta al mundo. La epidemia no se extendió porque un ente maligno la propagara, simplemente siguió el sendero de la mercancía y llegó a nuestras casas como llegan los smartphones fabricados en el país de la Gran Muralla. ¿A dónde quiero llegar? Simple, la pandemia es una consecuencia natural de nuestro mundo, y tras ésta vendrán otras – si no cambiamos –, no por maldición alguna, sino por el mero desarrollo natural de las cosas. Las poblaciones hacinadas, con una higiene cuestionable e interconectadas son un criadero de virus. Seguramente antes del covid19 nos habrán llegado decenas de ellos, tan inofensivos que ni nos hemos enterado. Por un azar de las mutaciones, esta vez, nos ha tocado esto. Y esta, es la conclusión más sencilla y desde mi criterio más lógica para afrontar el punto en el que estamos.

Hay quienes – con razón porque las medidas son draconianas – temen la construcción de una distopía policial. Pero la historia lo desmiente, pues la sociedad que se levantó tras las larguísimas cuarentenas que vivió Europa durante la Peste Negra no sólo no era más despótica que las sociedades antecesoras, sino al contrario. Lo que se produjo la Peste fue la semilla del Renacimiento y las crónicas hablan de una mejora general de las formas de vida para los supervivientes. Entonces – creo -, deberíamos evitar los “pensamientos finales”, aquellos que por inercia nos empujan a creer que lo de hoy es lo de mañana: la cuarentena y el encierro son métodos probados para corregir epidemias y se han usado con profusión y éxito en el pasado… pero no son el objetivo perpetuo de conjura alguna.

*********************

En conclusión, debemos estar en casa, debemos tener la fuerza suficiente para estar en casa y respetar la cuarentena. Porque las cuarentenas han demostrado ser eficaces para frenar pandemias, y porque el ritmo que llevábamos es realmente el origen del mal que nos asola, y frenar es la única solución plausible. Cuando finalice la epidemia, habrá que replantear muchas cosas, pero desde luego entender que la globalización que habitamos no es un camino próspero.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: