Apuntes: El gobierno genocida del mundo II / El origen criminal del capitalismo

*Este texto está basado en la lectura del libro Calibán y la bruja de Silvia Federici

1.PNG

a. El falso mito de la burguesía revolucionaria

Karl Marx y gran parte de la historiografía marxista, centrando su estudio sobre el final de la Edad Media en el auge de las ciudades y la expansión del trabajo asalariado, vieron en la burguesía una clase revolucionaria que tuvo un papel fundamental en la liquidación del antiguo régimen.

Para el marxismo ortodoxo, el auge burgués y la implementación del trabajo asalariado posibilitó terminar con la atadura del siervo a la tierra y el consecuente desplazamiento del campo a la ciudad de mano de obra que aumentó la producción industrial.

Posiblemente esta idea fuera equivocada y este supuesto mito de una burguesía revolucionaria que lucha contra los nobles, aún hoy, dota de legitimidad al poder burgués y su supremacía sobre las democracias liberales. Sin embargo, la burguesía en el siglo XV era tan reaccionaria como lo es hoy.

Al contrario de lo que defiende Marx, la implementación del trabajo asalariado hizo que los antiguos siervos no vieran con claridad la diferencia entre trabajar para ellos mismos (ser dueños de su fuerza de trabajo) y trabajar para los señores (vender su fuerza de trabajo). Por otra parte, la difusión del trabajo asalariado generalizó el cobro de impuestos en dinero empobreciendo a los campesinos que ya no podían mantenerse en el campo, razón por la cual emigraron a la ciudad. Y también fundamental, Karl Marx no tuvo en cuenta que la situación de la mujer durante esta “transición al capitalismo”.

Al contrario de lo que defiende Marx (…) la difusión del trabajo asalariado generalizó el cobro de impuestos en dinero empobreciendo a los campesinos

Mientras que en el trabajo manual y agrícola de la aldea la mujer, si no en grado de total igualdad, participaba activamente en la economía, con su llegada a la ciudad fue paulatinamente relegada al ámbito doméstico. La implementación del trabajo asalariado y el auge de la burguesía tuvo un efecto demoledor en la situación femenina, privada de la posibilidad de trabajar por un sueldo por la mayoría de los gremios (no así siempre), la mujer se vio obligada a ser madre o prostituta, además se declaró un clima de misoginia generalizado cuyo punto culminante fue la caza de brujas, que aconteció durante la Edad Moderna (con el auge de la burguesía), NO en la Edad Media.

b. El siglo XIV, cuando el mundo pudo cambiar de base.

“Los nobles tienen casas hermosas, nosotros solo tenemos trabajo y penurias, pero todo lo que existe proviene de nuestro trabajo”
CHRISTIE – MURRAY, David (1976), A History of Heresy

Ya durante los siglos XII y XIII la corrupción del poder eclesiástico y de la nobleza, así como la ausencia de un poder estatal fuerte propició innumerables insurrecciones campesinas, que, impulsadas por las herejías, comenzaron a tambalear el poder burgués. Era el tiempo de los cátaros o los valdenses y de una profunda contestación a la autoridad. Pero fue en el siglo XIV, sobre todo después de la peste negra con el consecuente aumento del precio del trabajo por la mortandad, cuando los campesinos plantaron verdaderamente cara a los señores.

Era el tiempo en que la rueda de la fortuna aparecía pintada en las paredes de los talleres y las tabernas, simbolizando que el miedo comenzaba a cambiar de bando.

– FLANDES, 1323 – 28
Se inicia la revuelta campesina conocida como el Flandes Marítimo, fue empezada por campesinos y apoyada por los gremios de bataneros y tejedores. Se alzaron por una crisis de subsistencia que afectó sobre todo a los precios de los cereales y entre sus exigencias estaban la abolición de los impuestos condales y el pago del diezmo.

– GANTE, 1335
En este año se inicia un levantamiento de la burguesía local que inmediatamente es aprovechado (y superado) por una rebelión de tejedores con el objeto de imponer “una democracia obrera”, basada en la suspensión de toda autoridad excepto aquellas que vivieran del trabajo manual. Fueron derrotados por una coalición de toda la reacción: el príncipe, la nobleza, el clero y la burguesía, pero volvieron a intentarlo en 1378 esta vez con éxito levantando lo que ha dado en llamarse la primera “dictadura del proletariado”. Nos cuenta Silvia Federici que según Peter Boissonnade, el objetivo era “alzar a los trabajadores cualificados contra sus patronos, a los asalariados en contra de los grandes empresarios, a los campesinos contra los señores y el clero. Se decía que pretendían eliminar a la clase burguesa en su conjunto, con la excepción de los niños de seis años y que proyectaban hacer lo mismo con la nobleza”. Fueron derrotados en Roosebecque, 26.000 de ellos perdieron la vida.

– FLORENCIA, 1382
En julio de ese año se corrió la noticia de que Simoncino, un ciompi (trabajadores no cualificados encargados de lavar y peinar la lana), había sido arrestado y torturado por los patronos con el fin de obtener información sobre reuniones clandestinas de los trabajadores. Enterados, sus compañeros se agruparon y marcharon hacia la casa del gremio de la industria de la lana exigiendo la liberación inmediata de Simoncino. Tras conseguirlo, ocuparon la casa del gremio y el ayuntamiento, establecieron patrullas sobre el Ponte Vecchio y colgaron la insignia de los “gremios menores” de las ventanas de la casa del gremio. En la alcaldía afirmaron haber encontrado una habitación llena de cuerdas destinada a ellos. A principios de agosto formaron una milicia y se prepararon para participar por vez primera en las elecciones locales. Sin embargo su nueva situación no duró más de un mes, los magnates de la lana declararon un “cierre patronal” que los redujo al hambre, después de debilitarlos fueron arrestados y muchos de ellos torturados y decapitados.

c. El siglo XV, la contrarrevolución. Una alianza entre Estado, Nobles, Burgueses y Clero.

“Los campesinos son demasiado ricos y no saben que significa la obediencia; no toman en cuenta la ley, desearían que no hubiera nobles y les gustaría decidir qué renta deberíamos obtener por nuestras tierras”.
DYER, Christopher (1968), A Redistribution of Income in XVth Century England

Aunque los ejemplos de estas tres revueltas ciudadanas, protagonizadas por sectores bajos de la sociedad, antiguos campesinos venidos del campo a la ciudad, acabaron mal. Podemos decir que su lucha no fue en absoluto en vano. Éstas y otras revueltas hicieron que durante todo el siglo XIV se iniciara una desacumulación, los campesinos y los obreros urbanos se sintieron fuertes, debilitando con su constante lucha el poder de los señores y logrando un considerable aumento de sus salarios y una gran mejora en sus condiciones de vida; llegándose a la situación de que: a principios del siglo XV la mano de obra llegaría a un valor que no recuperará hasta bien entrado el siglo XIX.

Esta situación, generalizada en gran parte de Europa, no podía durar y la solución que las élites encontraron fue la contrarrevolución: la superación del feudalismo, la creación del Estado absoluto y el desarrollo del capitalismo. Durante este periodo contrarrevolucionario los poderosos actuaron en varios frentes:

1) El papel de la burguesía: Si durante gran parte del siglo XIV la burguesía, sobre todo la baja burguesía, en busca de autonomía ciudadana había participado de las revueltas. En el siglo XV, ya enriquecida, iniciará una fusión con la nobleza. Los mercaderes enriquecidos casarán a sus hijos con los de los nobles, concentrando el poder social en una sola clase, al tiempo que favorecerán y fomentarán la intervención de los monarcas en las ciudades, ciudades que previamente habían liberado de los señores feudales y cuya autonomía había posibilitado su acumulación de riqueza. Por miedo al pueblo y por mantener su riquezas sacrificaron las libertades conseguidas, entregando su poder a los príncipes y facilitando la llegada del poder absoluto. La ‘gente de bien’ de Ypres le imploró al rey que no permitiese que los bastiones internos del pueblo, en los que ellos vivían, fueran demolidos, dado que los protegían de la ‘gente común’. BOISSONNADE, P. (1927), Life and Work in Medieval Europe.

2) Terrorismo Misógeno: El papel de las mujeres de clase baja en las revueltas había sido fundamental, la solidaridad entre campesinos y obreros urbanos había estado siempre acompañada por la solidaridad entre mujeres y hombres. Un ejemplo: en la batalla de Praga, 1420, entre los Husitas y los ejércitos del Papa, 1.500 mujeres cavaron trincheras al rededor de la ciudad que luego defendieron con piedras y horcas.

El Estado y la Iglesia se apresuraron a terminar con esta unión, que paulatinamente había ido mejorando la condición femenina. Por su parte, los gobernantes laicos iniciaron una campaña de terror y humillación contra las mujeres. Dejaron de castigar la violación de mujeres pobres y fomentaron que bandas de jóvenes abusaran de ellas a voluntad; pervirtiendo así la sociedad y la solidaridad entre sexos (se estima que en algunas ciudades la mitad de los jóvenes había participado alguna vez en una violación). De otra parte, el Estado comenzó a financiar con dinero público burdeles, en 1453 solo Amiens tenía 53 lupanares y las prostitutas no sufrían acoso alguno, su oficio era reconocido como un servicio público con el que prevenir revueltas, pudiendo ejercer su trabajo a las puertas de las iglesias o insinuarse a clientes incluso durante la misa. En este periodo la Iglesia comienza su cruzada terrorista contra las mujeres pobres que se resistían a la autoridad, lo que se conoció como caza de brujas.

3) La guerra contra los pobres:
Desde los siglos XIII y XIV y hasta el siglo XVI, es decir hasta la consolidación del Estado Moderno y de la burguesía, las revueltas campesinas fueron constantes. La revolución del hombre común fue aplastada por ejércitos coaligados de príncipes, emperadores, burgueses y Papas, segando la vida de miles de campesinas y campesinos, en los campos de batalla o en las hogueras de la Santa Inquisición. Quizás el epílogo fuera la destrucción de la comuna de Münster, declarada en 1531 por los anabaptistas “La Nueva Jerusalén”. La vida en la ciudad donde se declaró un gobierno comunal y la abolición de la propiedad privada no la conocemos, pues fueron sus enemigos quienes contaron su historia, los mismos que quemaron las crónicas anabaptistas tras tomar la ciudad.

d. Conclusiones.

I. El tránsito del feudalismo al capitalismo fue un periodo brutal en el que las clases dominantes vencieron a las clases populares imponiendo el Estado Moderno y la economía de Mercado.

II. El feudalismo entró en crisis no por el auge de la burguesía, sino por la presión constante desde finales del siglo XII de las clases populares.

III. El capitalismo no era la única opción al feudalismo, durante la crisis del feudalismo la coalición entre campesinos y artesanos organizó por doquier experimentos de organización comunal que fueron aplastados por la violencia.

IV. El capitalismo sólo se impuso tras siglos de lucha y por una estrategia contrarrevolucionaria basada en:

a. La represión violenta de las clases populares por los ejércitos de los príncipes, los nobles, la burguesía y el Papa.

b. El terrorismo de Estado contra la mujer y su persecución criminal por parte de la Iglesia: Legalización de la violación, financiación con impuestos de burdeles y caza de brujas.

c. La traición de la burguesía, que si bien en un primer momento colaboró con las clases populares para aumentar su autonomía en la ciudad, una vez enriquecida pasó a aliarse con la nobleza.

d. (Aunque no se ha hablado aquí y habrá que desarrollarlo en el futuro) El descubrimiento de América, la explotación de los pueblos originarios y el uso masivo de esclavos africanos, lo cual redujo el trabajo en Europa y obligó a gran parte de las clases populares revolucionarias a emigrar. Marx prácticamente sólo tuvo en cuenta este último punto al referirse al origen del capitalismo, de ahí su buena consideración de la burguesía en cuanto clase revolucionaria y su fascinación por la productividad.

e. Para el presente
Lo que se ha dado a conocer en nuestro tiempo como Estado de Bienestar bien pudiera considerarse nuestro siglo XV. Las más o menos buenas condiciones de vida de las clases trabajadoras en los países del primer mundo fueron una consecuencia del ciclo revolucionario abierto en el siglo XIX y cerrado con la caída de la URSS. En ese tiempo, los poderes del mundo, temerosos de una revolución mundial, propiciaron unas condiciones de vida dignas para amplias capas de la sociedad occidental. Hoy en día, con el fracaso de los movimientos obreros y la globalización del capitalismo se ha iniciado una contrarrevolución. La economía global, el “Solo hay una salida: la austeridad” de nuestros dirigentes, es una superación del capitalismo por las clases dominantes para asegurar su dominio sobre la sociedad, igual que hicieron durante el feudalismo, reciclar su dominio, liquidar las opciones comunitaristas y solidarias e imponer un modelo basado en la explotación por la vía de la violencia.

La historia demuestra que con las clases dominantes jamás los pueblos han conseguido nada con la negociación y el diálogo y que sus épocas más brillantes, el siglo XV y el siglo XX, fueron fruto de intensas luchas contra la desigualdad. Aquí y ahora, que tenemos el conocimientos que no tuvieron nuestras abuelas y abuelos, podemos detener el proceso de apropiación masiva de la sociedad y la naturaleza que el genocida gobierno del mundo está llevando a cabo.

En justicia por todas las mujeres quemadas por la Iglesia, violadas con permiso del Estado. En memoria de todos los campesinos caídos y de todos los obreros que en todas las batallas y en todos los siglos se han enfrentado al poder. Es tiempo ya de ajustar cuentas con el pasado, de reescribir la historia y de una vez por todas liquidar el capitalismo y toda forma de autoridad.

 

2

Omnia Sunt Communia!

Publicado originalmente en la Revista NOTON

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: