Consciencia urbana. Algunos apuntes sobre el trabajo de dosJotas

Perdido en el magma urbano camina a ciegas por calles atestadas de gente, al girar a prisa una esquina mira su reloj, sólo ha avanzado unos metros cuando suena su teléfono móvil, se detiene y comienza a hablar junto al escaparate de un locutorio de barrio. Instantes después cuelga y reanuda la marcha, pero algo ha captado su atención, vuelve a detenerse. En uno de los extremos del cristal de la tienda, un par de palmos por encima de su cabeza, advierte una pegatina. Al principio le parece publicidad de alguna agencia de seguridad, pero al escudriñar con más detenimiento descubre una carita sonriente con el texto sonríe a la cámara y siéntete protegido. Estimado y casual urbanita, acaba usted de descubrir a dosJotas.

carroLa primera vez que tuve ocasión de escribir sobre este artista fue para el periódico Diagonal, hará ya cosa de año y medio, en aquella ocasión titule el artículo “La ciudad como campo de acción”. A día de hoy me gustaría hacer breve consideración sobre ese título:

La ciudad como campo de acción no define con la precisión que se debiera la práctica de dosJotas, quedándose en una mera indicación del lugar de trabajo, mezclando la producción de este artista dentro del maremágnun habitual de ese cajón de sastre conocido como street art. La ciudad es el escenario dónde se desarrollan todo tipo de prácticas dispares, desde el graffiti más tradicional hasta el más sesudo arte urbano, pasando claro está, por acciones de “decoración de mobiliario callejero y adecentamiento de plazas y jardines”. Las intervenciones de dosJotas ocurren en la ciudad, pero ésta es sólo un telón de fondo, el objeto de estudio y las problemáticas a las que se enfrentan son lo urbano, lo urbano como contexto dónde se relacionan los habitantes de la ciudad de una forma especial – pasiva –, una situación concreta, que no es exclusiva de la ciudad, sino que es el resultado de haber transformado las calles y arterias de ésta en meros lugares de tránsito saturados de información/publicidad.

En esta selva de mensajes luminosos y vallas publicitarias, habitada por truhanes de todo tipo y condición, es dónde mora el arte de dosJotas. Sus obras se encuentran invariablemente camufladas en una suerte de metáforas mimetizadas con el paisaje. Las intervenciones de dosJotas se apropian del lenguaje de la calle, de la señalética o del paisaje, para pasar desapercibido y aparecer de forma repentina en nuestro tránsito por la ciudad. Al actuar de esta forma hace del paseante un descubridor, que al interactuar con la pieza, al descubrirla, torna su rol pasivo en activo – el mero hecho de percibir una intervención de dosJotas, de ser consciente de su presencia, es una forma activa de estar presente en la ciudad – . De esta forma toda pieza de dosJotas está intrínsecamente relacionada con su contexto, necesita de él para tener sentido, de modo que: fuera de ese lugar – en una galería de arte, por ejemplo –, sería un objeto absurdo, quizás un fetiche para coleccionista ávido de baratijas, pero como obra estaría absolutamente muerta. El trabajo de dosJotas es por y para la calle.

Desde sus comienzos este método de trabajo le ha llevado a un alto grado de consciencia cívica – por utilizar un término al uso –, expresando a través de sus piezas problemáticas y situaciones latentes en el corazón de toda urbe moderna. Trabajando sobre la obsesión por la seguridad y la consecuente pérdida de intimidad que conlleva, la soledad y nimiedad del individuo en su vida urbana (que no ya ciudadana, como se hubiese entendido en el Siglo de las Luces), el absurdo del consumismo como forma de vida oficial, la gentrificación, la musealización de la ciudad, etc. Temas que con premeditación, alevosía y por sorpresa, aparecen en las calles de la ciudad a través de intervenciones que ponen de manifiesto las condiciones de vida del urbanita. Un trabajo realizado desde una estética severa y rigurosa pero efectiva, que plantea un reto a la comercialización y espectacularización del arte, rompiendo esta lógica espectacular a través del mimetismo con las formas urbanas y plantando cara a la comercialización al fundirse en el propio trasiego de la ciudad. Método de trabajo loable que ha dado sus frutos en ciudades tan dispares como Madrid, Berlín, New York, Los Ángeles, Valencia o Barcelona – por citar solamente algunas –, lo que pone de manifiesto la triste homogeneidad imperante en tiempos de la globalización.

En definitiva, la labor artística de dosJotas es una práctica callejera, de guerrilla si se quiere, a través de la cual tomar consciencia del lugar que ocupamos en la vida urbana y al mismo tiempo reivindicar formas de vida más activas y humanas.

INTERVENCIONES RECIENTES DE DOSJOTAS

EMERGANCY EXIT

Estación de metro Príncipe Pío, salida centro comercial

Estación de metro Príncipe Pío, salida centro comercial

ARBEIT MACHT FREI

La frase “Arbeit macht frei”(el trabajo os hará libres), cruel mensaje citado en las puertas de los campos de concentración nazis, es descontextualizada e integrada en las estructuras económicas actuales por medio de la apropiación del logotipo del FMI (Fondo Monetario Internacional).

1 OLYMPUS DIGITAL CAMERA


MÁS SOBRE DOS JOTAS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: